Blog

Cigarrillo electrónico: ¿Qué sabemos sobre él?

  |   Artículos   |   1 Comment

 

En los últimos años los usuarios del  cigarrillo electrónico están aumentando notablemente. El bajo precio de las recargas  en comparación con el alto coste del tabaco,  la imitación de los aspectos físicos, sensoriales y de comportamiento, la percepción por parte de los usuarios como una alternativa más segura que el cigarro tradicional y su uso como una fórmula para abandonar el consumo de tabaco, ha disparado su consumo no sólo entre los fumadores sino también entre los no fumadores (1). Sin embargo, son pocos los estudios sobre   la eficacia del dispositivo como herramienta para abandonar el tabaco y sobre las consecuencias para la salud que puede tener su uso.

 

ESTUDIOS

En la actualidad podemos dividir los estudios básicamente en dos líneas de investigación, la primera de ellas es predecir cuáles pueden ser las consecuencias para la salud y la segunda es ver si puede ser una herramienta eficaz para abandonar el consumo de tabaco.

 

Las pruebas de  toxicidad que se  han  llevado a cabo para evaluar la naturaleza química del vapor   han  encontrado que los vapores de algunos dispositivos contienen algunas sustancias tóxicas similares a las presentes en los cigarrillos convencionales y que son potencialmente toxicas y cancerígenas como los hidrocarburos aromáticos policíclicos y las nitrosaminas (2,3,4), si bien los niveles de las sustancias tóxicas  eran bastante inferiores a los del humo del cigarro convencional3. Los principales componentes encontrados son propilenglicol, glicerina y nicotina, pero la lista es mucho más extensa : hidrato cyclotene, benzeno, bencenoacético, acetaldehído, ácido acético, alcohol bencílico, cotinina, ácido benzoico, etanol, nitrógeno, triacetinaglicol de tetra-etileno, piridina, pirrolilo metilo, piridina entre  muchas otras (2,3,4,5,6 ,7,8, 9,10,11,12,13,14,15,16).

 

Entre los efectos adversos a corto plazo se han encontrado   irritaciones de boca y garganta, tos, dolores de cabeza y neumonía lipoidea (17-20). La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica  advierte que el uso del cigarro electrónico puede producir disminución del diámetro de los bronquios o brococonstricción. Aún es pronto para ver los efectos que puede producir sobre la salud  a largo plazo el cigarro electrónico, y evaluar su uso como una estrategia válida para la reducción de daños entre los fumadores.

 

En cuanto a su uso como una herramienta para abandonar el consumo de tabaco son pocos los estudios que hay al respecto. En un estudio  con  657 personas se distribuyeron en tres grupos (289 cigarro electrónico, 297 parches de nicotina y 73  cigarrillo electrónico placebo sin carga de nicotina). A los 6 meses la abstinencia para el grupo de cigarrillos electrónico  con nicotina fue del 7,3%,   para el grupo de parches de nicotina fue del 5,8% y del  4,1% para los cigarrillos electrónicos placebo (18). Cabe destacar que 38% de los que dejaron de fumar en el grupo del cigarrillo electrónico de nicotina continuó usando los cigarrillos electrónicos y que el 29% de los fumadores  que siguieron fumando usaron el cigarro electrónico como complemento.

 

En otro estudio en el que participaron 40 fumadores los resultados de la abstinencia al cabo de 6 meses fue del 22.5% si bien el 66% de las personas que habían abandonado el tabaco usaban el cigarrillo electrónico (19). La abstinencia al año en un estudio con 300 participantes se situó en el 8,7% al año (20).

Los diseños atractivos,el precio y la percepción de un riesgo menor para la salud pueden disparar el numero de nuevos usuarios.

 

 

 

PREOCUPACIONES SOBRE EL  USO DEL CIGARRO ELECTRÓNICO

La similitud de los vaporizadores electrónicos con el cigarrillo: la forma del dispositivo, la forma de consumo mediante inhalaciones y la expiración de vapor o humo y el sabor facilitan en gran medida que un fumador  pueda habituarse fácilmente al uso del cigarrillo electrónico. Pero esta vía quizás  puede darse en el otro sentido: gente que comience usando el cigarrillo electrónico y dadas estas similitudes pueda pasar fácilmente al  consumo de tabaco. Teniendo en cuenta que la  nicotina es una sustancia altamente adictiva y los vaporizadores  electrónicos suministran  nicotina de  forma similar a los cigarros convencionales  el potencial de los dispositivos electrónicos para generar una adicción puede ser similar al tabaco y puede suponer  una  puerta de entrada al consumo del mismo.

 

Las miles de investigaciones que se han desarrollado demostrando los efectos perjudiciales del tabaco sobre la salud han facilitado que el tabaco haya pasado de ser un hábito social asociado a ciertas connotaciones positivas  a una adicción con consecuencias funestas para la salud. No ocurre lo mismo con los cigarrillos electrónicos que son percibidos por la mayoría de los usuarios como inocuos  y una alternativa para abandonar el consumo de tabaco. Ante esta nueva situación no son pocas las dudas que surgen:

 

– ¿Los cigarrillos electrónicos están  suponiendo un “lavado de cara” de la industria tabacalera que ha visto como su producto estrella ha ido disminuyendo progresivamente en popularidad?

 

– ¿Va a suponer la aparición de los cigarrillos electrónicos un incremento de los adictos a la nicotina? ¿Cuántos de estos pasarán a consumir tabaco posteriormente?

 

– ¿Qué efectos va a tener el consumo a medio y largo plazo sobre la salud de sus consumidores?

 

– ¿Cuánta gente que está pensando en dejar de fumar no lo va a hacer y va a consumir cigarro electrónico?

 

– ¿Puede ser una estrategia eficaz para reducir daños?

 

– ¿Quién se beneficia del incremento del uso del cigarrillo electrónico y su uso en lugares donde ahora mismo está prohibido fumar?

 

– ¿Qué consecuencias tienen las personas que se ven expuestas pasivamente al vapor?

 

Todos los interrogantes que suscita el uso del cigarrillo electrónico  han llevado a varios países a estudiar distintas formas de regulación.  Reino Unido anunció  en junio de 2013 que los cigarrillos electrónicos serán regulados como medicamentos. El alcalde de Nueva York   anuncio en diciembre de 2013 un proyecto de ley para regular el uso de los cigarrillos electrónicos y prohibir su uso en ciertos lugares públicos.

 

Ver Bibliografía

1)      Yamin, C. K., Bitton, A., &amp; Bates, D. W. (2010). E-cigarettes: a rapidly growing Internet phenomenon. <i>Annals of internal medicine</i>, <i>153</i>(9), 607-609.

 

2)       U.S. Food and Drug Administration. Evaluation of e-cigarettes. <i>FDA</i>. 2009 May  <a href=”http://www.fda.gov/downloads/Drugs/ScienceResearch/UCM173250.pdf”>http://www.fda.gov/downloads/Drugs/ScienceResearch/UCM173250.pdf</a>.

 

3)      Goniewicz, M. L., Knysak, J., Gawron, M., Kosmider, L., Sobczak, A., Kurek, J., … &amp; Benowitz, N. (2013). Levels of selected carcinogens and toxicants in vapour from electronic cigarettes. <i>Tobacco control</i>.

 

4)      Laugesen, M. (2008). Second Safety Report on the Ruyan® e-cigarette. <i>Cell</i>,<i>27</i>(488), 4375.

 

5)       Laugesen, M. (2008) Safety Report on the Ruyan e-Cigarette Cartridge and Inhaled Aerosol. Christchurch, New Zealand: Health New Zealand, <a href=”http://www.healthnz.co.nz/”>http://www.healthnz.co.nz/</a> RuyanCartridgeReport30-Oct-08.

 

6)      Laugesen, M. (2009) Ruyan E-cigarette Bench-Top Tests. Christchurch, New Zealand:Health New Zealand, <a href=”http://www.healthnz.co.nz/DublinEcigBenchtopHandout.pdf”>http://www.healthnz.co.nz/DublinEcigBenchtopHandout.pdf</a>

 

7)      Alliance Technologies LLC. (2009) Characterization of Liquid “Smoke Juice” for Electronic Cigarettes. Monmouth Junction, NJ: Alliance Technologies LLC, <a href=”http://truthaboutecigs.com/science/4.pdf”>http://truthaboutecigs.com/science/4.pdf</a>

 

8)      Coulson, H. (2009) Analysis of Components from Gamucci Electronic Cigarette Cartridges, Tobacco Flavour Regular Smoking Liquid. Lancashire, UK: Blackburn MicroTech Solutions, <a href=”http://truthaboutecigs.com/science/7.pdf”>http://truthaboutecigs.com/science/7.pdf</a>

 

9)      Exponent. (2009) NJOY e-Cigarette Health Risk Assessment. Menlo Park, CA: Exponent,

<a href=”http://truthaboutecigs.com/science/5.php”>http://truthaboutecigs.com/science/5.php</a>

 

10)   Alliance Technologies LLC. (2009) Characterization of Regal Cartridges for Electronic Cigarettes. Monmouth Junction, NJ: Alliance Technologies LLC, <a href=”http://truthaboutecigs.com/science/8.pdf”>http://truthaboutecigs.com/science/8.pdf</a>

 

11)   Alliance Technologies LLC. (2009) Characterization of Regal Cartridges for Electronic Cigarettes – Phase II. Monmouth Junction, NJ: Alliance Technologies LLC, <a href=”http://truthaboutecigs.com/science/9.pdf”>http://truthaboutecigs.com/science/9.pdf</a>

 

12)   Ellicott, M. (2009) Analysis of Components from “e-Juice XX HIGH 36 mg/ml Rated Nicotine Solution” ref S 55434. Lancashire, UK: Blackburn MicroTech Solutions, <a href=”http://truthaboutecigs.com/science/11.pdf”>http://truthaboutecigs.com/science/11.pdf</a>

 

13)   Valance, C. and Ellicott, M. (2008) Analysis of Chemical Components from High, Med &amp; Low Nicotine Cartridges. Lancashire, UK: Blackburn MicroTech Solutions, <a href=”http://truthaboutecigs.com/science/12.pdf”>http://truthaboutecigs.com/science/12.pdf</a>

 

14)   Alliance Technologies LLC. (2009) Chemical Composition of ‘Instead’ Electronic Cigarette Smoke Juice and Vapor. Monmouth Junction, NJ: Alliance Technologies LLC, <a href=”http://truthaboutecigs.com/science/13.pdf”>http://truthaboutecigs.com/science/13.pdf</a>

 

15)   Cai, X. and Kendall, M.W. (2009) Gas Chromatography Mass Spectrometry (GC-MS) Analysis Report. Sunnyvale, CA: Evans Analytical Group, <a href=”http://truthaboutecigs.com/science/14.pdf”>http://truthaboutecigs.com/science/14.pdf</a>

 

16)   Tytgat, J. (2007) “Super Smoker” Expert Report. Leuven, Belgium: Catholic University of Leuven, <a href=”http://truthaboutecigs.com/science/15.pdf”>http://truthaboutecigs.com/science/15.pdf</a> .

 

17)   McCauley, L., Markin, C., &amp; Hosmer, D. (2012). An unexpected consequence of electronic cigarette useunforeseen risk of electronic cigarette use. <i>CHEST Journal</i>, <i>141</i>(4), 1110-1113

 

18)   Bullen, C., Howe, C., Laugesen, M., McRobbie, H., Parag, V., Williman, J., &amp; Walker, N. (2013). Electronic cigarettes for smoking cessation: a randomised controlled trial. <i>The Lancet</i>, <i>382</i>(9905), 1629-1637.

 

19)   Polosa, R., Caponnetto, P., Morjaria, J. B., Papale, G., Campagna, D., &amp; Russo, C. (2011). Effect of an electronic nicotine delivery device (e-Cigarette) on smoking reduction and cessation: a prospective 6-month pilot study. <i>BMC Public Health</i>, <i>11</i>(1), 786.

 

20)   Caponnetto, P., Campagna, D., Cibella, F., Morjaria, J. B., Caruso, M., Russo, C., &amp; Polosa, R. (2013). Efficiency and safety of an electronic cigarette (ECLAT) as tobacco cigarettes substitute: a prospective 12-month randomized control design study. <i>PloS one</i>, <i>8</i>(6), e66317.

 

21)   Baker, H. (2013). Regulation of electronic cigarettes. The Lancet Oncology, 14(8), e301.

 

1Comment
  • Pedro Carrasco | May 20, 2014 at 3:52 pm

    Yo creo que es el mismo perro con distinto collar, vaporear es relativamente nuevo, pero dudo que no tenga consecuencias a la larga… si no tiempo al tiempo

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.