Tu psicólogo infantil en Madrid. Especialistas en psicología infantil

¿Qué es un psicólogo infantil?

Un psicólogo infantil es un  psicólogo especialista en el desarrollo cognitivo, social y emocional de los niños desde el nacimiento hasta la adolescencia.  En esta etapa de la vida los niños van sentando las bases de lo que serán posteriormente y ejerce una influencia  determinante en la  personalidad de las personas. El psicólogo infantil conoce los patrones de  un desarrollo adecuado  del lenguaje, del comportamiento social, de la personalidad y   sabe diferenciar entre una conducta normal   asociado  a  un momento evolutivo del niño  de un comportamiento disfuncional.

El psicólogo infantil puede  trabajar con  niños desde edades muy tempranas hasta la adolescencia y ayuda a prevenir, diagnosticar y tratar los problemas que pueden surgir en el desarrollo cognitivo, social y emocional. Conoce en profundidad los trastornos que se pueden producir en la infancia, la niñez y adolescencia así como las intervenciones más adecuadas para solucionar estas situaciones.

El  psicólogo infantil puede pasar pruebas psicológicas para evaluar   diferentes áreas del  desarrollo: aprendizaje, inteligencia, atención, lenguaje, memoria, percepción, ámbito social.

El psicólogo infantil ayuda tanto a niños, adolescentes y a sus cuidadores para cambiar y modificar patrones de comportamientos problemáticos que impiden un correcto desarrollo y ajuste psicológico y social, para ello el psicólogo infantil debe mostrar unas habilidades  pertinentes para el trabajo con los niños mostrando paciencia, empatía, cariño y comprensión del momento evolutivo del niño.

¿Quieres saber si necesitas contactar con un psicólogo infantil? Tu psicólogo infantil en Madrid

Un psicólogo infantil trabaja con niños y sus cuidadores con el objetivo evaluar, entender y tratar los problemas  que pueden surgir durante la infancia, la niñez o adolescencia. Estos problemas pueden variar desde problemas leves  a problemas graves que impiden un correcto ajuste social y emocional del niño.

 

 Cuando acudir a un psicólogo infantil:

 

  • En el colegio le han recomendado que busque la ayuda de un psicólogo infantil.
  • Existen dificultades en el aprendizaje que están afectando un desarrollo adecuado de la lectura, la escritura o el cálculo.
  • Existe algún miedo que dificulta un correcto desarrollo o bienestar del niño. El niño  intentar  evitar o escapar de ciertas  situaciones o experimenta un gran malestar cuando están presentes.  Situaciones típica son  la oscuridad, separarse de los padres, el colegio, conocer gente nueva,  reuniones sociales, hablar con otras personas, realizar acciones en público (comer, leer, hablar,…).
  • El niño muestra dificultades para mantener la atención, impulsividad o una actividad motora excesiva.
  • El niño es muy retraído socialmente o tímido.
  • El niño o adolescente se muestra irritable, triste o desmotivado hacia actividades que antes le gustaban.
  • Hay una alteración en el apetito o el sueño.
  • Hay un retraso en el desarrollo del lenguaje como puede indicar un vocabulario reducido, cometer errores en los  tiempos verbales, dificultades para memorizar palabras, uso de frases cortas y poco complejas para la edad del niño.
  • El niño tartamudea. El niño presenta una falta de fluidez en el habla debido a que repite algún sonido, se bloquea y le cuesta sacar el sonido o prolonga algún sonido.
  • Existen comportamientos como la agresión, mentir, escaparse, desafiar…, que están produciendo un deterioro en el funcionamiento en el colegio o en casa.
  • El niño no habla en ciertos lugares o solo lo hace con ciertas personas.
  • Existen problemas relacionados con la alimentación o ingestión de alimentos, como pueden ser comer poco o mucho, ingerir sustancias no comestibles, dificultades para tragar, regurgitar comida, comportamientos extraños con la comida, comer un número reducido de alimentos o tardar demasiado en comer.
  • Existe una preocupación excesiva sobre el rendimiento académico, la salud propia o de la familia.
  • El niño ha cambiado su comportamiento desde la vivencia de un suceso traumático.
  • Hay dificultades para controlar la emisión de orina durante el día o la noche. Esta se produce  en la ropa o en la cama a una edad en la que el niño debería haber adquirido la capacidad para controlar la emisión  de orina.
  • El niño experimenta dificultad para controlar la evacuación intestinal, estreñimiento crónico o una incapacidad para eliminar las heces en lugares adecuados.
  • El niño experimenta celos persistentes en el tiempo (búsqueda de atención, rabietas, agresividad o conductas regresivas).

¿Quieres saber un poco más de nosotros ? Deja que nos presentemos

Somos un equipo de psicólogos, psicólogos infantiles y psiquiatra que venimos desarrollando nuestra profesión de psicólogos en  Madrid desde el año 2000,  ofrecemos  una gama completa de servicios en  psiquiatría, asesoramiento, ayuda psicológica y  psicoterapia  para adultos, parejas, familias, adolescentes y niños.

 

Desde que iniciamos nuestra carrera profesional hemos seguido formándonos y  haciendo lo que más nos gusta: ayudar a las personas.  En todo este tiempo hemos   guiado  a nuestros usuarios a  afrontar eficazmente muchos de los problemas que surgen en el desarrollo vital.  Perseguimos que los niños, adolescentes y familias generen los recursos necesarios para crecer, adaptarse y sentirse bien.

 

Todos nuestros psicólogos infantiles están  colegiados y   tienen experiencia en el tratamiento de una amplia variedad de problemas infantiles: déficit de atención e hiperactividad, ansiedad, agresividad, conductas disruptivas,  depresión, separaciones y divorcios, alienación parental,  estrés postraumático, timidez, fobia social,  enuresis, encopresis, celos,  trastornos del aprendizaje,  fobias, trastornos alimentarios, adicciones a sustancias y las nuevas tecnologías, entre otros.

 

El tratamiento incluye  las sesiones individuales con el niño o adolescente,  sesiones con padres y familia y asesoramiento a profesores.

 

En nuestro centro somos sensibles a los problemas  de los niños y  ofrecemos una atención rápida, un trato cercano  centrado en sus necesidades  y las de la familia. En las intervenciones se  incluyen sesiones con el niño o adolescente, con los padres y  hermanos  al mismo tiempo que se ofrece asesoramiento a los educadores si es necesario.

¿Quieres hacerte una idea de cómo sería una sesión con nosotros?

Nuestras intervenciones se dividen en varias fases: evaluación,  aprendizaje de habilidades,   y prevención de recaídas.

 

Evaluación.  En las primeras sesiones hacemos un repaso por la historia y elementos importantes en el origen y mantenimiento de los problemas  llegando a ciertas  hipótesis sobre el comportamiento, la personalidad y  los problemas actuales.  Recabamos la información de padres, educadores y la propia percepción del niño o adolescente.   En este punto de la terapia el psicólogo infantil  puede pedir a la familia  que rellene cuestionarios, registre ciertas situaciones.

 

Aprendizaje de habilidades.  Mostramos  a la familia y al niño o adolescente un modelo que intenta  explicar el comportamiento actual, los factores que han originado el problema y lo mantienen en la actualidad así como  las posibles estrategias para generar un cambio saludable. En este momento la ayuda psicológica consiste en el aprendizaje de estrategias nuevas  como pueden  ser la relajación, la modificación de pensamientos, el aprendizaje de habilidades sociales, habilidades de solución de problemas y negociación, autoinstrucciones, entrenamiento en asertividad entre otras. En esta fase el psicólogo infantil puede pedir al niño o adolescente que desarrolle  ciertos ejercicios entre sesión con el objetivo de ir mejorando y consolidando los aprendizajes. Conjuntamente  se trabaja con los padres  aconsejándoles sobre cómo  actuar y manejar  los  comportamientos problemáticos  del niño, dotándoles de técnicas específicas para ello. De forma general se trabaja con los padres incrementando las habilidades de educación parental  con el fin de afrontar problemas futuros.

 

Prevención de recaídas. Tras valorar los logros conseguidos con la ayuda psicológica se pueden realizar una o dos sesiones en las que  intentamos establecer las situaciones de riesgo que pueden  llevar a una recaída y las estrategias adecuadas para esas situaciones. En esta fase el psicólogo infantil  trabaja con el niño para que   desarrolle  estrategias ante las situaciones problemáticas que puedan aparecer    y siga consolidando los aprendizajes entrenados durante la terapia psicológica.

¿Quieres saber si mis servicios, mi ayuda es cara o barata

Pues sinceramente, depende de cada caso y de cada uno, ¿verdad?

 

Lo mejor que puedo hacer es facilitarte nuestra tarifa por sesión. El precio es de 60€ y la duración de la sesión es de 1 hora. Aunque, para la primera sesión, te hacemos un descuento del 50%.

 

Es decir, comprobar si lo que te ofrezco te puede ser de utilidad, te costará 30€. Y, a partir de ahí, 60 €

¿Quieres saber cuánto dura la terapia

La duración de la terapia depende de varios factores: la cantidad de problemas a trabajar, el tipo de problema y  la duración e intensidad  de los mismos.

 

La terapia cognitivo-conductual con niños y adolescentes  busca un enfoque práctico, se diseñan ciertas tareas que favorecen el desarrollo de estrategias de afrontamiento más adaptativas y saludables. Los programas de intervención cognitivo conductuales suelen tener una duración variable que suele oscilar entre 5 y 20 sesiones. Por ejemplo el tratamiento de la agresividad  puede variar entre 15  y 20 sesiones, para un problema de encopresis  se pueden necesitar  entre 3  y 8 sesiones, para el tratamiento de la timidez se puede situar entre 15 y 20 sesiones . Cualquier psicólogo infantil  puede darte una orientación aproximada de la duración de la terapia, después de realizar una evaluación de la problemática y  de los recursos de cada niño.

¿Quieres saber si una terapia puede ayudar a tu hijo

Existen multitud de estudios que  demuestran la eficacia de la terapia psicológica con niños y adolescentes en un gran número de problemas:

 

  • Déficit de atención e hiperactividad
  • Ansiedad
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Agresividad y  conductas disruptivas
  • Depresión
  • Disminución del impacto en separaciones y divorcios
  • Alienación parental
  • Estrés postraumático
  • Timidez y  fobia social
  • Enuresis
  • Encopresis
  • Celos
  • Trastornos del aprendizaje
  • Trastornos de la comunicación y el lenguaje.
  • Mutismo selectivo
  • Tartamuedo
  • Fobias
  • Trastornos alimentarios
  • Adicciones a sustancias y las nuevas tecnologías
  • Trastornos del sueño.
¿Quieres saber dónde me encuentro

Pues si me visitas, encontrarás a tu psícólogo infantil en Madrid. En el mapa podrás ubicarme.

50%
de descuento

en primera consulta

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.